En De Cuchara Y Tenedor la masa es lo más importante.
Habitualmente es difícil el poder comer una pizza con una masa sin aditivos y con sabor. La norma habitual de las grandes cadenas, y no tan grandes, es la utilización “a tope” de levaduras para ahorrar tiempos de fermentación. Esto último no significa que sean de mayor o menor calidad, simplemente diferentes. Del mismo modo los tiempos de fermentación son clave para lograr una masa con un sabor único.

Y a todo esto, qué es la fermentación?

Es un proceso complejo de explicar paso a paso, pero básicamente es una “comilona” en la que intervienen enzimas, levaduras y bacterias.
Las enzimas, al añadir agua a la harina, que contiene más de un 70% de almidón, se encargan de transformar dicho almidón  en azúcares más simples, que serán mucho más sencillos de digerir para pequeños organismos como la levadura.
La levadura a su vez se “alimenta” de los azúcares que se producen y al digerirlos producen etanol y CO2, lo que se conoce por fermentación alcohólica, y que es la culpable del volumen de las masas.
El sabor lo otorgan las bacterias que se alimentan también de los azúcares y otros componentes como el CO2.
Las levaduras químicas no naturales aceleran todo este proceso de forma espectacular, pero en el camino se pierde gran parte de sabor y textura en la masa final.

En De Cuchara Y Tenedor utilizamos fermentos naturales y  tiempos de fermentación lentos que otorga un sabor único a las masas.
Una masa sin fermentar puede llegar a ser indigesta, es decir, la digestión se realiza de forma mucho más lenta y pesada.
El queso es el ingrediente fundamental. La mozzarella de bufala es la estrella, pero dado su elevado precio, es poco utilizado. La mozzarella más utilizada es la de vaca, aunque no todas son de calidad.
En De Cuchara Y Tenedor utilizamos únicamente mozzarella 100% de vaca, sin mezclas ni fundidos con otros quesos.
Así que si quieres disfrutar de la mejor pizza en Sanlucar La Mayor, no dudes en visitarnos.